¿Qué es y cómo afecta la tanatofobia?

Tener algo de ansiedad sobre la muerte es algo completamente normal en la condición humana. Sin embargo, para algunas personas, pensar en su propia muerte o en el proceso de morir puede causar ansiedad y miedo intensos (como miedo a la separación, a lidiar con una pérdida o a preocuparse por dejar atrás a sus seres queridos).

Es importante precisar que la presencia de un temor natural relacionado con la muerte es considerado normal, pero cuando se vuelve patológico, en el sentido explicado más arriba, es precioso buscar ayuda psicológica.

Como medida preventiva es interesante que, desde la infancia, se normalice el concepto de muerte y no se trate este tema en el ámbito familiar como un tabú o un tema extremadamente cargado de negatividad.

La muerte si es inevitable que llegará tarde o temprano. Hay que aprender a vivir asumiendo y aceptando que algún día moriremos. Esta cita ineludible a veces es sentida con un temor desmedido. Cuando la muerte nos produce un miedo atroz dando lugar a un estado de ansiedad extrema, podemos hablar de tanatofobia.

En el idioma griego, la palabra ‘Thanatos’ quiere decir ‘muerte’ y ‘phobos’ significa ‘miedo’. Así, la tanatofobia se traduce como el miedo a la muerte.

Si bien la tanatofobia se define como un miedo general a la muerte, existen muchos tipos y causas de esta ansiedad, y la forma en que una persona lo afronta puede variar.

¿Cómo se manifiesta la tanatofobia?

Las fobias pueden hacer que una persona se sienta aislada y evite el contacto con amigos y familiares durante largos períodos de tiempo.

En su forma más extrema, estos sentimientos pueden impedir que una persona realice actividades diarias o incluso que abandone su propio hogar. Sus temores se centran en situaciones que podrían acabar con su muerte, como la contaminación, objetos o personas peligrosas.

Al escuchar la palabra muerte o al al ver en la televisión o en Internet una noticia de relacionada con ella se produce una activación fisiológica de alta intensidad en forma de taquicardias y palpitaciones, sudoración y nerviosismo.

Es frecuente que acaben inmersos en un estado de pánico puesto que piensan que su propio final está cerca. Es un comportamiento recurrente que incide negativamente en su cotidianidad impidiendo llevar una vida normal debido a los altos niveles de estrés a los que están sometidos los tanatofóbicos.

Además, estas personas también sienten miedo al desgaste corporal propio del paso del tiempo puesto que cuanto más se envejece más perciben la muerte como cercana.

Por lo tanto, sufren de una preocupación constante, irracional, de la que difícilmente se pueden deshacer. Todo ello acarrea que se asocien a la tanatofobia otras emociones como la culpa o la tristeza. Como consecuencia, el individuo queda muy limitado ya que el miedo extremo le bloquea y ni siquiera se plantea actividades como viajar, practicar algún deporte, salir de su espacio de confort,etc.

¿Cuáles son las causas de la tanatofobia?

La tanatofobia es causa por diferentes factores entre ellos encontramos los siguientes:

  • Experiencias personales traumáticas: Muchas personas que desarrollan miedo a la muerte, han vivido experiencias traumáticas relacionadas con la muerte ya sea ellos mismos o su entorno más cercano.
  • Duelos no resueltos: Los duelos patológicos pueden ser el origen del miedo a la muerte. Muchas personas que no elaboran correctamente el duelo, pueden asociar el sufrimiento del duelo a la muerte.
  • Miedo aprendido: En otras ocasiones, el miedo a la muerte es aprendido a través de la observación de este miedo en personas de nuestro entorno y que son referentes en nuestra vida.
  • Tabúes sociales: La muerte en nuestra sociedad ha pasado de ser una etapa normal de la vida a ser algo tabú y que se debe esconder creando unas falsas creencias sobre ella.
  • Afrontar una enfermedad terminal: Una persona con una enfermedad grave puede experimentar tanatofobia porque está ansiosa por morir, aunque la mala salud no es condición necesaria para que alguien experimente esta ansiedad. En cambio, sí que se relaciona con la angustia psicológica.
  • Problemas psicológicos hereditarios: Los profesionales médicos relacionan la ansiedad en torno a la muerte con una variedad de afecciones de salud mental, que incluyen trastornos depresivos, trastorno de estrés postraumático y trastornos de ansiedad.

Las fobias a menudo son desencadenadas por un evento específico en el pasado, aunque uno no siempre recuerde qué pudo ser. Los desencadenantes particulares para la tanatofobia podrían incluir un evento traumático temprano relacionado con la muerte o la muerte de un ser querido.

Al parecer, la tanatofobia es más frecuente que se manifieste en mujeres que en hombres. Si bien el paso de los años nos va acercando a la muerte, son precisamente las personas con más edad a la que menos le temen. Paradojas de la vida.

Cuando los temores a la muerte persisten e interfieren con la vida diaria y las actividades, es cuando se conoce como tanatofobia.

Hay muchas maneras por las que una persona puede superar su miedo a la muerte, y un profesional de salud mental podrá ofrecer orientación y tranquilidad durante este proceso.

Mediante la terapia cognitivo-conductual se puede lograr que el paciente transformar esos pensamientos negativos en otros incompatibles en sentido positivo. Además, con la ayuda profesional se le puede orientar para manejar la ansiedad y recibir entrenamiento en relajación y control de la respiración.

La terapias cognitivo – conductual suelen ser muy efectivas para tratar este tipo de fobias, influyendo también en otros aspectos de la persona debido a la profundidad del tema a tratar. Suele producirse un cambio del estilo de vida y de valores al sentir la liberación.

Otro tipo de tratamiento para esta fobia puede ser tratada con otras terapias como la hipnosis, los grupos de apoyo y terapias centradas en el funcionamiento energético de la persona. No siempre están probadas científicamente pero tampoco se ha podido demostrar que sean inútiles.

Los síntomas pueden aparecer y desaparecer a lo largo de la vida de un individuo. Alguien con ansiedad leve por la muerte puede experimentar una mayor ansiedad cuando piensa en su muerte o en la muerte de un ser querido, como cuando él o un miembro de su familia está gravemente enfermo.

Es muy aconsejable rodearse de personas optimistas que ejerzan una influencia positiva y proyección provechosa en la persona tanafóbica, que demuestren que es posible disfrutar de la vida sin pensar persistentemente en su fin.

Fuente: Internet

Click aquí: “¿Cómo puedes cuidar tu salud mental?”.
Click aquí para ver el vídeo: “Fobia a la muerte obsesión: Vivir con Miedo – National Geographic Channel”.

Comentarios