Parroquia rinde homenaje póstumo a fieles fallecidos por Covid-19

Durante una emotiva ceremonia protocolar, la parroquia La Sagrada Familia del distrito de La Esperanza, rindió un homenaje póstumo a dos de sus fieles fallecidos a causa del Coronavirus, identificados plenamente con la comunidad parroquial.

Fue durante la celebración del Acto Protocolar de sus Bodas de Nacar (46 años) realizado en la sede parroquial, fundada por los padres irlandeses, en el año 1975.

El párroco, Pbro. Hipólito Purizaca Sernaqué otorgó la “Medalla Póstuma de La Sagrada Familia” al hijo del hermano Gilmer Quispe Caballero y la esposa del hermano y periodista, José de la Cruz Aliaga.

“Los hermanos Gilmer y José, quienes gozan hoy de la presencia del Señor, reciben hoy los honores póstumos de nuestra Parroquia, en virtud a labor evangelizadora que realizaron en vida en los grupos y movimientos. Gracias a ellos y a sus familiares por la entrega y testimonio de amor a la Iglesia de Cristo”, expresó el sacerdote Hipólito.

Por las circunstancias de la pandemia, la ceremonia fue transmitida vía Facebook Live en la cuenta oficial “Parroquia La Sagrada Familia”, por lo que ya se encuentra registrada para la posteridad.

El programa de aniversario culmina hoy miércoles 20, con la transmisión vía Streaming, la Verbena artística, a las 6:30 pm, donde niños, jóvenes y adultos de los centros pastorales Santísima Cruz, Cristo Rey, Señor de los Milagros y Sagrada Familia, harán gala de sus mejores habilidades en el canto y la música.

La Pastoral de la Parroquia

La parroquia La Sagrada Familia, ubicada en la intersección de la Av. 6 de enero con Pacífico, hace más de un año avizoró y renovó su pastoral llevándola al campo virtual, lo que permitió enfrentar la cuarentena sin paralizar la continuidad de la catequesis en niños, jóvenes y adultos.

Dentro de su misión resalta la conversión a una parroquia ecológica (cuidado de la casa común), destacando entre ellos los sembrados y el verdor que rodea actualmente la sede parroquial. Del mismo modo, sus ambientes fueron los centros de acopio de la cruzada solidaria, “Comparte tu pan con el necesitado”, emprendida desde el Arzobispado, cuyo fin fue llevar alimentos a miles de familias vulnerables de toda la provincia, golpeadas por el impacto de la pandemia.

Finalmente, renovaron tu logotipo y agregaron un slogan que ya resuena en cada uno de los hogares esperancinos: ¡Más que amigos, una familia!

Comentarios

Salir de la versión móvil