UPAO presentará propuesta técnica para reconstruir Trujillo

“Una sola fuerza” se denomina la campaña de la Universidad Privada Antenor Orrego (UPAO) para atender a los damnificados por el Fenómeno de El Niño Costero y también proponer una solución al problema de las inundaciones, así como un plan para la reconstrucción de Trujillo.

En este contexto, el director de la Escuela de Ingeniería Civil de la UPAO, ingeniero Enrique Luján Silva, quien preside la comisión técnica, por encargo de la rectora, doctora Yolanda Peralta Chávez, para la verificación de zonas afectadas por los huaicos, propone la construcción de dos pozas de almacenamiento que harán las veces de aliviadores y así evitar la inundación de Trujillo.

“Se trata de una propuesta de emergencia, provisional, ya que se ha pronosticado hasta abril este fenómeno y otros lo proyectan hasta octubre. Posteriormente, vamos a sugerir a las autoridades regionales realizar una visita in situ a la quebrada San Ildefonso, porque ahora es un riesgo hacerlo, con el fin ejecutar un estudio mucho más técnico a largo plazo”, dijo Luján Silva.

El especialista reiteró que Trujillo necesita la implementación de una red de alcantarillado pluvial; es decir, un sistema de tuberías, sumideros e instalaciones que permitan el rápido desalojo de las aguas de lluvia para evitar daños, como tienen Otuzco, Huamachuco y Santiago de Chuco, entre otras ciudades.

“Como consecuencia del cambio climático y estos fenómenos naturales las lluvias en Trujillo serán más frecuentes, por eso debemos acondicionar la ciudad para que soporte las inclemencias de las naturaleza”, agregó.

La comisión técnica, conformada por ingenieros civiles y estudiantes, recorrió Buenos Aires, Puente Moche, Puente Virú, Quebrada San Carlos, Quebrada San IIdefonso, Quebrada Ríos Seco y León Dormido, Poblado de EL Milagro y Huanchaco.

“Las visitas sirve para realizar un monitoreo y diagnóstico de la magnitud del daño ocasionado para luego redactar un informe técnico especializado preliminar con sus respectivas recomendaciones”, precisó Luján Silva.

Por ejemplo, en Buenos Aires se pudo evitar derrumbes de viviendas si se hubiera abierto el muro de enrocado para que discurran las aguas hacia el mar, durante el día y cerrado por la noche. Sobre el Puente Moche, se informó que existe corrosión del refuerzo estructural, producto de la antigüedad del puente y existe el riesgo de desborde.

Respecto al Puente de Virú, se observa un alto grado erosión en las zonas ribereñas del cauce de dicho río, y específicamente en las áreas donde están ubicados actualmente los estribos. Se recomienda el reforzamiento de los dos tramos intermedios de la plataforma del referido puente.

Comentarios