Islandia tenía hace apenas 20 años los índices más altos de consumo de alcohol y tabaco entre adolescentes y jóvenes. Sin embargo, desde 1998, la historia cambió dramáticamente.

El gobierno logró, a través del programa Youth in Iceland (Juventud en Islandia), disminuir las cifras. En Europa, el 47% de jóvenes entre los 14 y 16 años ingiere alcohol periódicamente, mientras que el 13% fuma con regularidad.

En Islandia, las cifras de la ingesta de licor llegan apenas al 5% mientras que los chicos que fuman representan apenas el 3% del total de jóvenes. El plan hizo que el Estado tenga estos logros gracias a la puesta en marcha de estos tres pasos:

1. Youth in Iceland hace la recolección periódica total de datos sobre los adolescentes: sexo, edad, qué consumen, con quiénes viven, si van o no al colegio y qué problemas emocionales pueden tener.

2. Toda la información es analizada junto a directores de colegios, comunidades y municipalidades. Se detectan los principales factores de riesgo referidos a la ingesta de alcohol y drogas.

3. Se arma el plan y se trabaja directamente con los padres. La labor tiene que ver con tener un control y supervisión sobre sus hijos.

Comentarios