El pescado se convierte en el principal alimento de los hogares peruanos durante Semana Santa. Su consumo resulta muy beneficioso para la salud, ya que contiene aceites ricos en omega 3, proteínas y vitaminas, componentes clave para la prevención del cáncer y otras enfermedades.

En el caso de males oncológicos, los componentes de la carne de pescado permiten sobrellevar de mejor forma los efectos de la radioterapia y quimioterapia. Asimismo, el pescado se digiere rápidamente, beneficiando a la dieta que suelen llevar los pacientes. También contribuye a la prevención de enfermedades como: diabetes, obesidad y males cardiovasculares.

Ethel Porras, nutricionista de Oncosalud, señaló que se debe consumir preferentemente los pescados de carne oscura como la sardina, anchoveta, salmón, merluza, trucha y bacalao. Estos se caracterizan por su alto contenido de omega 3.

El consumo recomendado es de 3 a 4 raciones a la semana (1 ración = 125 -150 gr.). Es un alimento muy completo que nos aporta proteínas de alto valor biológico, vitamina D y del grupo B, yodo, potasio, hierro, calcio, entre otros nutrientes.

Comentarios