FBI empezó a clasificar este año el maltrato animal como un delito

El FBI (Oficina Federal de Investigación de EE.UU.) comenzó a rastrear y clasificar los casos de crueldad animal como crímenes de nivel de delito grave, una medida que ha sido aplaudida por cientos de activistas de derechos de los animales, quienes consideran que este es un paso hacia sanciones más estrictas para el abuso.

Esta importante política, que entró en vigor el 1 de enero de este año, comenzó con la asesora principal de programas de crueldad animal y entrenamientos del Instituto de Bienestar Animal, Mary Lou Randour, quien convenció al FBI en 2014 que el seguimiento de maltrato animal era un esfuerzo digno.

Con esta medida, los casos de crueldad animal tendrán el mismo peso que los asaltos, incendios premeditados y homicidios, todos considerados graves y que son penados con multas, cárcel o hasta la muerte, según el estado.

Las primeras estadísticas del FBI estarán listas para el 2017. “Estos datos son importantes porque le proveen información a las autoridades para que así puedan entender dónde deben enfocar recursos y cómo deben intervenir”, dijo Mary Lou Randour. “Estos son animales que sufren y merecen ser proyegidos por el Gobierno”, agregó Randour al portal Washington Post a principios de esta semana.

“Los datos rigurosos sobre la magnitud y frecuencia de crímenes contra animales cumplirán un rol vital en mejorar las leyes federales, estatales y locales para el mejoramiento de los animales”, señaló John Thompson, director ejecutivo adjunto de la Asociación Nacional de Alguaciles.

Comentarios