El estrés está definido como una ansiedad crónica producto de las altas exigencias de la vida cotidiana.

“Cada día es más difícil vivir y la sociedad exige mucho más. En el caso de las mujeres es peor. Deben ser la mejor, además de delgadas, bonitas, bien casadas, tener hijos preciosos, éxito en el trabajo, departamento y carro. Son muchas exigencias para una persona”, explica la psiquiatra María Elena Vivanco.

Esta auto exigencia provoca ansiedad, y si esto no se resuelve, con el tiempo se convierte en una enfermedad crónica: “Si vives en emergencia diaria el cuerpo se enfermará”.

La ansiedad crónica provoca agotamiento y  ocasiona la baja de defensas del cuerpo y finalmente enfermedades físicas como:

Infecciones: Las personas se inflaman, y se infectan después. Y una de las zonas más delicadas es la periodontal: la boca y los dientes. Si tienes caries esto podría producir la caída de los dientes.
Gastritis: Otra zona delicada del cuerpo es el estómago la gente hace mucha gastritis por el estrés.
Cefaleas: Es muy común sentir intensos dolores de cabeza debido al alto estrés.
Trastorno permanente del sueño: A las personas les cuesta dormir.
Alteración del ánimo: Las personas están más irritada, y cansadas que de costumbre.
Las mujeres tienen problemas en los ovarios, y se les altera el ciclo menstrual.

Lo que recomienda María Elena Vivanco:

  • Pedir ayuda a un pariente, amigo o un especialista.
  • Agregar a la vida normal hábitos de ejercicios físicos porque provocan relajación, mínimo tres veces a la semana 30 minutos.
  • Aprender a relajarse, hay que aprender a respirar y relajar la musculatura (eso se debe practicar dos veces al día).
    Participar de unas cuantas sesiones de psicoterapias.

Comentarios