La demanda de electricidad de Costa Rica fue cubierta al 98% con energía de fuentes renovables durante el 2016, lo que la hace una de las matrices energéticas más limpias del planeta.

Fueron 252 días en las que el país de Centroamérica utilizó este tipo de fuentes. La sustentan gracias a diferentes plantas hidroeléctricas que tuvieron problemas entre enero y abril debido a una temporada sin lluvias.

Sin embargo, el país se vio beneficiado por la entrada en operaciones este año de la planta hidroeléctrica sobre el río Reventazón, la más grande de Centroamérica, así como por una optimización de embalses y el uso de otras fuentes renovables, como la geotermia proveniente de los volcanes, el sol, el viento y la biomasa.

“Para 2017 proyectamos que la generación renovable se mantendrá estable. Contaremos con cuatro plantas eólicas nuevas además de que esperamos condiciones hidrometeorológicas favorables en las cuencas (fluviales) que alimentan nuestras plantas”, dijo el presidente del ICE, Carlos Obregón.

El país dispone de generadoras térmicas impulsadas con combustibles fósiles para compensar sus fuentes renovables.

Las matriz eléctrica este año en Costa Rica incluyó agua (74,35%), geotermia (12,74%), viento (10,3%), biomasa (0,72%), sol (0,01%) y combustibles fósiles (1,88%).

Comentarios