China completó la construcción del puente colgante más alto del mundo, el cual está ubicado a 565 metros de altura sobre el cañón del río Nizhu (al sur del país), informó la cadena de televisión oficial CCTV.

Aunque las obras ya están concluidas, el puente Beipanjiang, situado entre las provincias chinas de Yunnan y Guizhou, estará operativo recién a finales de año. Una vez abierto al público superará a otro puente chino, el del río Sidu en la provincia central de Hubei, inaugurado en 2009.

Las obras para levantar esta infraestructura duraron tres años y en ellas participaron alrededor de 1000 ingenieros y técnicos, consigna CCTV.

La culminación de estas obras se produce menos de un mes después de la apertura, el pasado 20 de agosto, de otra gran infraestructura del gigante asiático, el puente de cristal más alto y largo del mundo (con 430 metros de longitud y a 300 de altura), que cerró a las dos semanas tras ser inundado por una avalancha de visitantes.

Comentarios