La catástrofe nacional que dejó a su paso el fenómeno del llamado Niño Costero dejó en evidencia que las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional no cuentan con una flota adecuada de aviones y helicópteros de transporte para atender emergencias masivas.

De acuerdo con datos del Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN), durante el periodo crítico de lluvias, huaicos y desbordes, era necesario movilizar alrededor de 200 toneladas cada día, lo que representaba la realización aproximadamente de 70 vuelos con un promedio de 3 toneladas.

Sin embargo, debido a la ausencia de un número adecuado de aeronaves, solo se conseguía transportar con un enorme esfuerzo humano algo más de 100 toneladas al día.

La dificultad de contar con helicópteros, obligó al presidente Pedro Pablo Kuczynski requerir al presidente del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, almirante José Paredes Lora, que el Ejército entregase a la Fuerza Aérea cuatro unidades Mi-117Sh-P para reforzar las operaciones de transporte y rescate de damnificados.

En total el Ejército desplegó 11 helicópteros, la FAP 5 unidades y la Policía Nacional 10 ejemplares. Cada aeronave cumplía tres operaciones al día. Lamentablemente, no fue suficiente.

Cuando estalló la situación de emergencia en el país, el Ministerio de Economía y Finanzas ya había aprobado y declarado viable los Proyectos de Inversión Pública (PIP) que presentó la Fuerza Aérea del Perú (FAP) para la compra de 24 helicópteros de fabricación rusa Mi-117Sh-P, además de 12 helicópteros del tipo SAR (servicio aéreo de rescate).

La FAP también ha conseguido que el MEF declare viable la adquisición de 8 unidades de aviones de transporte C27J Spartan de fabricación italiana y 6 aviones de transporte del tipo C-130 Hércules.

El reciente desastre nacional ha acelerado el proceso de adquisición, por lo que se ha proyectado que en corto plazo se deberán comprar 8 de los 24 helicópteros Mi-117Sh-P y 4 de los 12 del tipo SAR.

También las gestiones de compra de 4 de los 8 C27J Spartan, de los 8 que están previstos. Y 2 de los 6 C-130 en el papel.

Si se suma la capacidad de carga de los 36 helicópteros y de los 14 aviones de transporte que proyecta adquirir la FAP, mejorará notablemente la respuesta a las necesidades de transporte y de rescate en situaciones de emergencia generadas por desastres naturales, en comparación a la reciente experiencia.

Comentarios